¿A qué se refieren cuando se habla de sexo anal?

Sexo anal o sodomía, es una práctica sexual que consiste en la introducción del pene en la cavidad anal de la pareja; esta práctica sexual no es nada novedoso, se viene poniendo en práctica desde hace ya varios siglos, grandes figuras de la sociedad antigua eran fieles practicantes de la sodomía entre hombres, se cree que Julio Cesar y Alejandro Magno, grandes conquistadores en sus respectivas épocas, ya practicaban el sexo anal con sus inferiores o con esclavos que tenían a su disposición, se cree que ambos sujetos además de experimentar con la sodomía hacia sus allegados, también eran participes en la práctica del sexo anal pasivo, es más, se cree que era la forma favorita que tenían para disfrutar del sexo, se rumorea que eran abiertamente homosexuales y que era prácticamente imposible para ellos sobrellevar su vida sin practicar sexo anal aunque fuese una sola vez al día.

¿Pero cómo podemos llevar el sexo anal al ámbito social en el que convivimos a diario?, hoy en día el sexo anal ha pasado de ser un tabú, a ser la tercera práctica sexual más frecuente a nivel mundial, las otras dos son el coito vaginal y el sexo oral. Ya no es una práctica exclusiva de los homosexuales, ya que no son pocas las parejas de hombres y mujeres heterosexuales que optan por agregar esta peculiar práctica a sus hábitos sexuales. Tampoco se limita a una edad o clase social especifica como en la antigüedad, ahora solo basta con tener el consentimiento de tu pareja sexual del momento para llevar a cabo esta práctica, sin importar raza, sexo, edad o situación socio económica. Mientras las prácticas sexuales sean llevadas a cabo con responsabilidad y consentimiento mutuo, todo es más placentero y satisfactorio, ahora a disfrutar del sexo anal.

Puntos a tener en cuenta antes de tener sexo anal

Placer; si se hace de la manera correcta, tomando en cuenta los puntos a continuación mencionados, esta práctica puede ser increíblemente satisfactoria, e incluso puede llevarte a tener los mejores orgasmos de tu vida.

Dolor; la práctica del sexo anal puede llegar a provocar un fuerte dolor e incluso desgarro o fisura anal si no se lubrica y relaja dicha zona con antelación, ósea antes de pasar a la penetración anal.

Lubricación; es muy recomendable para facilitar el acceso del pene o juguete con forma fálica, una previa y amplia dilatación en toda la zona del recto hará que la penetración anal sea muy fácil y placentera.

Orgasmo; desde el punto de vista médico es posible alcanzar el orgasmo mediante el sexo anal, ya que la zona rectal está completamente llena de terminaciones nerviosas que conectan directamente con el clítoris, en el caso de los hombres resulta aún más fácil, ya que esta directamente ligado con la estimulación de la próstata.

Protección; siempre que se practique sexo anal o alguna práctica sexual debe usarse preservativo para protegerse de cualquier infección o enfermedad de transmisión sexual indeseada.